Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

6

El hombre propone...

Publicado el martes, 21 de noviembre de 2017 -
Hace unos días que vengo mirando al blog, de reojo, con objeto de retomarlo. Pero después de tanto tiempo desatendido, se hace necesario que justifique el motivo del abandono y que ponga al día a los amigos que solían visitarme.

Desgraciadamente han sido problemas de salud los que han provocado este abandono. Tanto mi mujer como yo hemos pasado, últimamente, más tiempo en los hospitales que en casa, pero afortunadamente se está saliendo relativamente bien de todo. Ahora, además de cuidar de los nietos, tenemos que cuidar el uno del otro.

Claro que también tengo muchas cosas positivas que agregar "al haber".


Estos dos hacen que todo merezca la pena y no dejan tiempo para aburrirse. Ahora, los astilleros, los puertos y la navegación han pasado a la historia y mis preocupaciones son otras. Por ejemplo, cuidar del dragón de mi nieta.

Sí, mi nieta y yo tenemos un dragón que solo vemos nosotros. Es un "dragón de pantano", de esos pequeños. El nuestro es verde y mi nieta me dijo ayer, cuando la llevaba al "cole", que está algo constipado. Como arroja el fuego por la nariz, en vez de por la boca, tiene la nariz atascada de hollín ("carvón" con "v", dice ella) y no puede respirar bien, a pesar de que lo está tratando con "chuches". Si sigue así, tendremos que llevárselo a la señorita Sybil Ramkin, que es la mejor experta en dragones que conocemos.

Mi nieto, es otra cosa. Muy tranquilo y observador, pero un "elemento" de cuidado. Cuando lo recojo de la guardería viene en el coche cantando todo el camino. Es un experto en escalada. No hay cosa que esté fuera de su alcance. Arrima sillas, mesas y lo que haga falta para conseguir lo que quiere. En la hamaca se sube por el respaldar y se deja caer como si fuera un tobogán. Cuando vamos a llevar a su hermana a las "actividades extraescolares" (son unas actividades que buscan los padres para deshacerse de los niños un par de horas, mientras se los endosan a los abuelos para que los lleven y los traigan) mi nieto y yo, animamos la espera jugando a la pelota o inventando travesuras con las que distraernos.


Por lo que cuento, habréis adivinado que ya estoy jubilado. Cuarenta y cinco años y ciento veintisiete días cotizados justifican que haya tomado la decisión de jubilarme un poco antes de los 65 y que ahora esté disfrutando de los momentos que el trabajo, deambulando por todos los astilleros del país, me ha robado.

A pesar del trajín de bregar con los nietos y con los padres de los nietos, que le buscan a uno un sinfín de ocupaciones, tengo suficiente tiempo para dedicarlo a lo que me gusta. Leer y experimentar con la informática.

En la lectura he tenido que modificar un poco los hábitos, intercalando libros juveniles para poder fantasear con mi nieta sobre mundos imposibles, como los ideados por Terry Pratchett. Tengo poca imaginación y ella mucha.

Con respecto a la informática, tego que decir que mi vida profesional la he dedicado a la electrónica naval pero un electrónico no es un informático. Así que ahora estoy ampliando mis escasos conocimiento de programación. También experimento con placas SBC (como la Raspberrypi)


Las experiencias adquiridas las expongo en esta dirección. No es mucho, pero es hasta donde llego.

En fin... me voy adaptando. "La vida es aquello que te va sucediendo mientras tú estás ocupado haciendo otros planes". Este axioma se le atribuye a John Lennon y es la versión humanista de otro que decía mi madre: "El hombre propone y Dios dispone".



5

Felices Pascuas.

Publicado el sábado, 24 de diciembre de 2016 -
portal_de_belen

Hace bastante tiempo que no actualizo el blog, por motivos laborales, pero hoy he pasado por aquí para desearos a todos unas Felices Pascuas, en compañía de la familia, y que en el próximo año abunden la prosperidad y los momentos felices.



5

Marcos

Publicado el domingo, 3 de julio de 2016 -


Marcos


Nació ayer, día 2, a las 06:20 h. Es mi nieto Marcos. Al abuelo le ha cogido trabajando a mil kilómetros de distancia, concretamente en Ribadeo.




Marcos con su hermana, María.